Seleccionar página

La terapia Gestalt integrativa

Dificil tarea escribir sobre terapia gestat integrativa, mi yo dudoso sale a relucir. ¿Donde está el locuaz, el lector, el escritor, el sabio?

Que arrogancia! No te hacía capaz de tal atrevimiento!

Se pasó el momento, tuve mi rato de inspiración, lo dedique a fumar un cigarro, mientras brotaban las ideas, incapaz de escribir tan rápido como pienso. Estoy emocionado, se que puedo hacerlo, quiero hacerlo. Aparece el debeismo, debes hacerlo, ¡no! Da paso al seísmo, hazlo, eres ahora.

Terapia Gestalt Integrativa, puntoceroterapia pamplona

No servirá… no se entenderá.

Es para ti y es para el otro. No empujes el rio.

¿Y qué pensarán?

¿Qué pensarás?

No hay mayor crítico. Teoriza! Vive! Escribe! ¿Qué diferencia ahí? ¿No es todo un dejarse estar en el que se dan todas estas instancias en un continuo de experiencia? ¿Entonces cuál es el centro? ¿Dónde se haya el punto cero? Del que duda al omnipotente, del que es exigido al que disfruta haciéndolo, del que se resiste a teclear al que obvia la falta de luz para dejar fluir los dedos intuyendo la siguiente tecla que palpará.

No mantengo la intensidad cuando voy a un lado o a otro. No empujes el río.

Todavía débil, te inclinas, pierdes espontaneidad, integra eso también.

¿Y si se confunde con locura? Más neurótico será no darme cuenta. ¿Porque no loco? Vuelve el juicio que me hace bacilar, encoge el cuerpo y la mente quiere dominar. Será desordenado.

Tú lo eres, también.

La tentación de releerlo, cambiarlo, borrarlo. No me atrevo a enviar esto.

Esto eres.

No es suficiente.

Quizá no. Quizá tu no lo eres. ¿Suficiente para quien?

 

¡Pon cordura! La sensación no es plena, ¡quiero el goce completo! La sonrisa quasi involuntaria y la energía que va de dentro a fuera, de fuera a dentro. ¿Cuantas veces he cortado el impulso en mi vida? Surgen imágenes de cuando chico que enterraron roles y alienaron aquello que, por genuino, fue rechazado. ¡Recuperar la autenticidad! La fuerza y la alegría dan paso al miedo, ¡también con miedo la puedo recuperar! Nada sobra, todo es parte de mi ser y todo me orienta al centro, y a su vez, nada. Nada, en la que poder ser todo.